El díptico de Eastwood, las dos caras de una moneda

En el 2006 el excelente actor y director Clint Eastwood llevo a la gran pantalla una de las ultimas grandes batallas de la Segunda Guerra Mundial, la batalla de Iwo Jima la cual decidiría seguramente el futuro de la contienda asiática.



Lo interesante de la propuesta del americano fue que no se basto con una película para retratar una épica batalla sino que hizo dos películas: una por cada bando y así poder ver la guerra desde los dos puntos de vista

Eastwood supo diferenciar muy bien las dos películas, la americana mas al estilo de su país: con escenas bélicas, mas comercial y un ritmo mas rápido entre otras cosas mientras que la película de la banda japonesa: es mas lenta, con muchas referencias al honor y con un ritmo mas lento y una fotografía mas oscura.

Ambas películas narran las perspectivas de ambos bandos sobre la batalla más cruenta de la II Guerra Mundial en el Pacífico, en la que fallecieron más de 20.000 japoneses y 7.000 estadounidenses. Además, tras su preestreno en Japón el 16 de noviembre, ambas han sido aplaudidas por la crítica como una clara denuncia de la guerra y como un valiente e inédito intento de mostrar las dos caras de una contienda. (filmaffinity)

Banderas De Nuestros Padres

Es la imagen más indeleble de la Guerra del Pacífico, un momento en el tiempo inmortalizado en un film sobre cinco marines y un sanitario de la Marina levantando la bandera de EE.UU. en el monte Suribachi, pocos días después de comenzar la encarnizada batalla por la guarnición japonesa de Iwo Jima. Para los hombres que aparecen en la foto, levantar la bandera es una pequeña formalidad en medio de una extenuante batalla, pero para aquellos que vuelven a casa, la imagen de estos hombres trabajando juntos en silencio para superar unas devastadoras adversidades da un nuevo sentido a la noción de héroe. Cautiva a un público americano hambriento de esperanza y cansado de una guerra que no parece tener fin. Da a las madres una razón para creer que sus hijos volverán vivos, y un sentido a aquellas que lloran por unos hijos que nunca volverán. Para aprovechar la ola de sentimiento que la foto inspira, los “izadores de la bandera” son sacados del combate y enviados a casa para continuar sirviendo a su país, no en el campo de batalla, sino entre multitud de fervorosas masas reunidas para estar cerca de "verdaderos héroes” y extender unos talones extremadamente necesarios para financiar el esfuerzo bélico. Pero en su interior sienten que, al igual que sus amigos y hermanos caídos en combate, una parte de sus almas nunca abandonará las negras arenas de Iwo Jima.(La butaca)

Clint Eastwood con esta película cuenta la historia de una fotografia (o del libro de Bradley i Powers), una fotografia que cambio el curso de la guerra (y de la historia) una fotografía que clamaba una historia como mínimo así...



Eastwood dirige de maravilla y siempre lo intenta hacer a la perfección y eso es porque Eastwood bebe de genios como....Ford, leone, Fuller...de cineastas clasicos...Tiene una dirección casi impoluta, una fotografía limpia y bien cuidada como si de un pequeño diamante se tratase.

Eastwood creo que se ha rodeado de un buen reparto(fijaos al final de la película, como se ven las fotos de los verdaderos héroes, la mitad están clavados) pero no solo por eso sino porque hacen unas actuaciones fieles a lo que pide Eastwood y a lo que el film necesita (destacando la del soldado Ira o para mi, el mejor, "Doc") y que quizás el mas soso se ha Jesse Bradford, aunque el papel es lo que pide, pero el esta bien, ni mas ni menos... Ryan Phillipe la verdad es que creo que hace un gran papel y que quizás esta película le ayude a sacarse de encima el tópico de "Niño adolescente" que le acompañaba antes y todo de "Se lo que hicisteis el ultimo Verano"



Eastwood crea mediante una serie de flashbacks muy bien logrados en muchos momentos una alternación entre el pasado (la parte de la guerra y la parte de la publicidad) y el presente ( la historia de Doc). Donde se remarca lo que tuvieron que vivir esos " Héroes" para poder revivir un país que estaba en las últimas y esa foto fue un último respiro.

Desde el principio de la película Eastwood ya va direccionado el film hacia un final moral sobre los "héroes" pero no es hasta el final, cuando todos los cabos están atados y cuando se entiende mas a la perfección el sentido que le quiere dar....de que los Héroes no existen tal y como lo creemos sino que los creamos nosotros.



Para Finalizar remarcar escenas donde se nota la pincelada Eastwood que emana en todo el film, para destacar el postre con la imagen bañado de " fresa"....creo que es una imagen que lo dice todo ; también me encanta y creo que es uno de los mejores flashbacks de la película, el trozo en que Están subiendo sobre la representación de la colina para poner la bandera y " Doc " va recordando como caen todos su demás amigos, los que no pueden estar allí, los verdaderos héroes...

Cartas desde Iwo Jima


Hace sesenta y un años, los ejércitos norteamericano y japonés se vieron las caras en Iwo Jima. Décadas después, varios cientos de cartas son desenterradas del suelo de esa inhóspita isla. Las cartas ponen cara y voz a los hombres que allí lucharon, así como al extraordinario general que los dirigió. Los soldados japoneses son enviados a Iwo Jima sabiendo que, con toda probabilidad, ya no regresarán. Al mando de la defensa se encuentra el general Tadamichi Kuribayashi (Ken Watanabe), cuyos viajes a Norteamérica le han revelado la naturaleza inútil de la guerra, pero también le han proporcionado un conocimiento estratégico sobre cómo hacer frente a la imponente armada de guerra norteamericana que se aproxima por el Pacífico. Sin más defensa que la pura voluntad y las rocas volcánicas de la propia isla, la táctica sin precedentes del general Kuribayashi transformó lo que se preveía como una derrota rápida y sangrienta, en casi 40 días de combate heroico e ingenioso. Cerca de 7.000 soldados americanos murieron en Iwo Jima; más de 20.000 efectivos del bando japonés lo hicieron allí también. Las arenas negras de Iwo Jima se tiñeron de su sangre, pero sus sacrificios, sus esfuerzos, su coraje y su compasión perviven en las cartas que enviaron a casa. (La butaca)




Cartas desde Iwo Jima es sencillamente eso, todas esas cartas que escribieron, todas las opiniones que dijeron, todos los pensamientos que pensaron los japoneses en la isla. Muchos sabían lo que iba a suceder pero igualmente aguantaron estoicamente.

Eastwood sabe captar perfectamente eso de los protagonistas de esta pelicula: el honor hacia su pueblo y sus responsabilidades por encima de todo, hasta de sus posibilidades.



El director también tiñe toda la película con una fotografía monocromada que aun dramatiza mas la película si es posible y la hace mas gris. Para dar el broche de oro los actores tanto los ya consagrados (Ken Wattanabe) como los noveles (Kazunari Ninomiya)

Hay escenas para enmarcar como la de Ken Wattanabe cuando aun no tiene que partir a Iwo Jima delante de sus amigos ingleses, pero esta no es una película de escenas sino que es una película donde brilla todo.



Lo importante en esta película, son las cartas de Iwo Jima, los pensamientos mas profundos de todos aquellos japoneses que fueron a la guerra por su patria, por sus ideales...

3 Responses
  1. Álvaro Says:

    uauuu flipanteee,entro y me encuentro este brillante post.Genial ghost como has explicado tan bien las dos pelis y los matices de cada una,has dado en el clavo


  2. Bsocinema Says:

    Fenomenal post.. sin mas!


  3. Muy buen 'post'. En la época de su estreno recuerdo que me pregunté (y me sigo preguntando) cómo era posible que un director del renombre de Clint Eastwood permitiera que las distribuidoras le torearan de la manera que lo hicieron a la hora de estrenar la(s) película(s). Debido a esos problemas, "Banderas de nuestros padres" no la pude disfrutar en cines y, aunque según los expertos esta es la mejor entrega de la duología, a mí no me terminó de convencer. Tiene puntos interesantes, pero creía que Eastwood llevaría la historia de otra manera.
    Meses después, vi "Cartas desde Iwo Jima" en cines y me pareció un trabajo impresionante y en exceso infravalorado, con una carga dramática mucho más conseguida -esa escena del suicidio colectivo... ¡menuda crudeza!-. Quizás la narración pecaba de ser algo densa, pero, en cualquier caso, "Cartas desde Iwo Jima" me resultó más destacable que "Banderas...".

    ¡Un saludo!