Wall-e, el exito del 2008

Una tierra: desolada, desierta, con un robot viejo y que no habla, con solo la compañía de un insecto; desolador y apocalíptico el principio de Wall-e? Quízas pero a partir de allí Pixar nos brinda una de las mejores odas a la vida del septimo arte.




Wall-e es un robot de reciclaje algo obsoleto que vive con un insecto y se dedica a amontonar desechos y a recolectar todo lo que encuentra y le parece interesante, desde tenedores, bombillas, sujetadores, zippos a recambios para el. Lo que hace a Wall-e diferente de todo lo que hayamos visto antes es que tiene un "corazón" que nos hara emocionar a todos.



Wall-e nos enseña que en una tierra sin nada ni nadie tambien se puede ser feliz y sonreir. Aunque todo cambie con la llegada de una nave que traiga un extraño robot del que te quedes enamorado.

Quizas lo mas recalcable en una película de tono infantil es su no escondida critica a la revolución tecnologia o por lo menos al acomodamiento que nos otorgan las maquinas en esta nueva era. El trabajar mas para poder vivir de verdad y no dejarse llevar quemando uno a uno los minutos de nuestras vidas.



En la pelicula no solo destaca Wall-e, sino que cada personaje de la cinta aporta su grano de arena y no hay ninguno que falle, aborrezca o lo encuentres innecesario. Todos forman piezas de una gran obra y que seguramente si faltara alguno de ellos todo seria muy diferente. Por mencionar alguno, el robot que limpia la nave sin tener un papel clave en la historia ni tener un gran aporte sentimental es simplemente genial o El capitan de la nave que simboliza toda esa fuerza del ser humano por aprender y levantarse de su sueño.



El exito del 2008, quizas no la mejor película en eso ya hablaremos en otros post,pero si que es una obra completa que nos sorprende desde el primer minuto.

3 Responses
  1. alvaro Says:

    para mi gusto es un absoluto peliculón


  2. Penny Says:

    Desde 'Buscando a Nemo', de lo mejorcito que nos ha dado la animación en años.


  3. Vacazul Says:

    El otro día por fin la ví... y me encantó, sublime!