Especial Semana Santa: La última tentación de Cristo

Allá por 1951 el novelista, filósofo y poeta griego Nikos Kazantzakis escribía la polémica obra La última tentación de Cristo, un estímulo a la reflexión no apto para todos los públicos. En 1988 el genio Martin Scorsese tuvo la valentía de llevarla a la gran pantalla y como era de esperar aquellos que siguen creyendo en la Inquisición intentaron boicotearla por diversos lugares del globo. Desde luego el aviso al principio es claro, el que se engaña es porque quiere, esta obra no está basada en los Evangelios cristianos, es una versión libre de la vida de Jesús de Nazaret, es la historia de un ser humano, es una aproximación al filosófico debate entre cuerpo y espiritu.





AVISO, HAY SPOILERS


¿El trabajo de Jesús era construir cruces para los romanos? ¿Judas era su inseparable amigo? ¿Besos en la boca? ¿Jesús casándose y teniendo una vida normal?


Eso no es lo que nos han enseñado, pero lo vuelvo a decir para que nadie se engañe, esta película no va de eso, hay infinitos matices diferentes a lo que pone la Biblia. Aquí se nos van a mostrar una serie de metáforas, invitaciones a ver estos temas desde otro ángulo, dilemas humanos de un personaje de carne y hueso aunque especial, con una serie de tormentos internos que le llevarán a convencerse de que Dios espera algo de él y él es capaz de lograrlo.


Personalmente me encantan las tentaciones en forma de metáforas: serpientes, el león, la niña, la llamarada... a veces hay que hilar fino para seguir la profundidad de lo que se nos propone pero el telón de fondo al menos como yo lo interpreto son los dilemas puramente carnales, y con esto me refiero a Jesús vs. género femenino. La película muestra sexo y violencia sin apenas censura y teniendo en cuenta lo que nos quiere mostrar estoy de acuerdo en que aparezca todo tal cual.




No debió ser fácil para Martin Scorsese filmar esta película y es que tanto en la forma como en el fondo conllevó dificultades. Tengo entendido que le costó tener un presupuesto aceptable y yo eso lo noto en multitud de detalles desde los decorados hasta el reparto. Puede que donde la película se venga algo abajo sea en el guión, este puede hacerse denso y a ratos provocar que el espectador deje de prestar atención, en cualquier caso no veo que hubiera otra manera de hacer esta película si se quiere hacer con la dosis intelectual que requiere. De todos modos un aplauso para Martin por tener la valentía de sacar este proyecto adelante, le doy gracias por algunas secuencias del film y por esos veinticinco últimos minutos de película que me han dado para reflexionar tanto y tanto.


A priori Willem Dafoe no es ni por asomo un actor que nos pegue como Jesucristo (aunque peor aún era De Niro como se decidió en un principio) pero una vez lo ves la verdad es que no desentona y se saca de la manga una de sus actuaciones más decentes. A destacar también el papelón como Judas del enérgico Harvey Keitel y el buen trabajo de Barbara Hershey como María Magdalena, personaje que en esta película tiene un rol que bien visto es mayor del que aparenta y que para mí representa la última tentación de Cristo. A modo de anécdota, David Bowie hace de Pilatos.




El buen uso de la cámara que sabe hacer Scorsese aporta mucho a la nota final, debieron esforzarse bastante para sacar tanto, creo que con otro director menos talentoso el resultado podría haber sido desastroso, esos encuadres y movimientos de cámara son reconocibles a kilometros y dejan un sabor de boca genial. La fotografía tiene destellos muy brillantes pero se nota que la película tiene 20 años y que tuvo una creación humilde.



Ojalá se hicieran películas y libros tan arriesgados e insinuantes como estos que hoy trato, invitaciones al libre pensamiento, a que avancemos y crezcamos.




He dedicado un espacio para la BSO porque es una de mis debilidades, adoro el trabajo que hizo para esta película Peter Gabriel, el tema principal es de mis canciones favoritas y lo oigo con frecuencia:








"No os voy a invitar a una fiesta, os voy a invitar a una guerra."


"Yo no bautizo con agua, bautizo con fuego."




-Jesús de Nazaret en La última tentación de Cristo-







3 Responses
  1. Fantomas Says:

    Esta película estuvo largamente prohibida en mi país, lo que me impulso a verla tan pronto se terminó la censura que se le aplico. La verdad es que no me pareció la gran cosa, aunque tengo que admitir que el cine de Scorsese no es muy de mi gusto.

    Saludos!


  2. jordicine Says:

    La ví en su día y me encantó. Un abrazo. Me alegro de volverte a leer.


  3. Es de las pocas que no he visto de Scorsese, básicamente porque no me interesa para nada el tema aquí tratado.

    De ahí que tampoco haya visto "La pasión de Cristo" de Mel Gibson, un tipo que como director me ha cautivado en varias ocasiones.

    Saludos ;)