Cube

En esta peculiar película se entremezclan un argumento muy original y un correctísimo desarrollo de la historia. La película cuenta con un comienzo impactante que te atrapa, un argumento original y muy bien llevado a cabo, unos decorados francamente inmejorables, sobre todo teniendo en cuenta que el presupuesto era muy escaso, una evolución de los personajes impresionante y muy bien interpretada, una claustrofobia, tensión y agobio que te acompaña a través de cada cubículo, y sobre todo la certeza de que con una buena idea y mucho ingenio se puede hacer una obra maestra.



Siempre he tenido cierto respeto hacia esta película, tenía la sensación de que sería terrorífica y muy gore, lo cual me llevó a no verla hasta hace algún tiempo, pero me alegro mucho de haber sacado valor para verla, porque me estaba perdiendo una película con gran valor, y ni mucho menos gore, donde el terror es sobre todo psicológico, claustrofóbico...





Cube comienza con una escena silenciosa, un hombre despierta en un cubículo en el que en cada una de las caras del cubo existe una compuerta... nadie nos dice que hace allí, de donde ha venido, por qué razón ha acabado dentro de ese habítaculo, que pasos debe seguir... el hombre se mueve a traves de una de las compuertas... y hasta ahí puedo leer. Es un comienzo brutal y certero que te envuelve en la historia, deseas saber más, te dejas envolver por la claustrofobia del habítaculo.



Seis personas más aparecerán a lo largo de la historia dentro de esos cubículos para descubrir que parecen infinitos y al tiempo claustrófobicos, que es dificil continuar cuando no sabes si al otro lado de la compuerta te espera la peor de las muertes, que te hace preguntarte ¿tendrá el infierno alguna salida?, seis personas muy diferentes que evolucionan a lo largo de esta experiencia límite, sacando lo que llevan dentro, lo bueno, lo malo, lo peor, lo que los hace humanos, lo que los aleja de serlo...


Dos películas más convierten a esta en parte de una saga, una segunda parte Cube 2: Hypercube, y una precuela llamada Cube Zero. Antes de verlas con mis propios ojos, había oído de ellas que no alcanzaban ni de lejos la calidad de su primera, lo cual es muy comprensible, ya que esta película con muy pocos elementos ha conseguido crear un clima genuino; y como suele ocurrir segundas partes nunca fueron buenas... mi veredicto es que tienen razón.



En Cube 2: Hypercube, son ocho los personajes que se encontrarán encerrados en el entramado de cubículos, pero el entramado no es tan simple como en la primera (si es que podemos llamar simple al de Cube) ahora aparece una cuarta dimensión, que hace que los cubiculos parezcan repetirse hasta el infinito... La película resulta entretenida por momentos si no esperas nada de ella, pero ni aporta nada, ni te hace sentir nada, prescindible.



En la precuela, Cube Zero, descubrimos una faceta nueva del cubo, la sala de observadores, donde estos controlan al grupo de prisioneros y lo que les ocurre. Ambos argumentos podrían resultar interesantes si fuesen bien llevados a cabo... cosa que ni de lejos se consigue. Esta película resulta incluso aburrida, a lo largo de su visionado fueron varias las veces que estuve a punto de quitarla por tediosa, pero al final resistí esperando que algo en ella valiese la pena, cosa que no ocurrió en ningún momento, ¡lo único que realmente valía la pena es que acabase!. Más que prescindible, no perdais el tiempo viéndola.


Miedo. Paranoia. Sospecha. Desesperación.

4 Responses
  1. Alvalufer Says:

    yo la vi a raíz del efecto Saw,me dijeron que había una peli parecida,de poco presupuesto pero imaginativa y así que me decidí a verla y me pareció muy chuli aunque tampoco me maravilla.


  2. Vacazul Says:

    Yo la vía bastante antes que Saw y ambas me encantan, si que tienen cierta similitud.


  3. Ummm, me han hablado mucho de esta película que creo que la terminare viendo.


  4. La vi el verano pasado en un gran almacen y la compré por solo 3,95 euros y me alegré un montón por la compra porque la película es una obra maestra.