El cine en Oceanía(I) :Introducción

A falta de buenos viajes este verano he decidido desplazarme metafóricamente a la lejana Oceanía para adentrarme en su cine,profundizar todo cuanto pueda en él y realizar una serie de artículos durante todo el mes de Agosto en los que mostraré lo que más interesante me resulte del mismo. Básicamente me centraré en los dos países con tradición de cine dentro del continente: Australia y Nueva Zelanda.


Pongámonos en situación, Oceanía es un continente formado por islas del oceáno Pacífico como Australia, Nueva Zelanda, Tasmania, Nueva Guinea y los archipielagos paradísiacos con los que solemos soñar en vacaciones de Micronesia y Polinesia. Más o menos todos tenemos alguna idea aunque sea a base de tópicos de lo que nos vamos a encontrar allí. Desde luego Australia es un lugar con una fauna única donde podemos encontrar koalas, canguros y ornitorrincos, allí viven también los aborígenes que fueron sus primeros habitantes humanos e inventaron el boomerang y se encuentra la preciosa montaña Ayers Rock, en cuanto a ciudades atención que aunque muchos lo crean su capital no es Sidney con la fotografiada Ópera sino Camberra.

Por otro lado Nueva Zelanda se puede decir que muchos la hemos descubierto a raíz de que allí se rodase El señor de los anillos y tengo entendido que es el paraíso mundial de los deportes de riesgo,también sabemos que realizan bailes un tanto llamativos antes de jugar al rugby. Otro dato de interés es que el 50% de su flora es foránea lo que supone un grave problema ecológico, en estas islas se encuentran algunos de los mayores retos científicos de la biología ya que la irrupción del hombre causó un mal impresionante.


Centrándonos ya en el cine que es lo que nos ocupa en este blog tengo que empezar diciendo que aunque normalmente ni nos percatamos porque no estamos atentos de la nacionalidad de los actores y directores cuando vemos una película más de los que pensamos proceden de las antípodas. No obstante,no son demasiadas las producciones australianas que se hacen hueco en nuestras salas,quizás porque sus actores y directores dan el salto a Hollywood con la misma naturalidad que suelen hacerlo los de Gran Bretaña impidiendo que se cree realmente una industria reconocible y una escuela diferenciada en Oceanía.



Hasta donde llegan mis conocimientos no siempre se ha producido este masivo y natural salto a través del oceano,es más,a gran escala tardó en producirse. La lata se abrió a principios de los ochenta con el archifamoso Mel Gibson. A raíz del reconocimiento internacional de películas como Gallipoli o El año que vivimos peligrosamente y el éxito de la saga de culto Mad Max la industria norteamericana empieza a darse cuenta del refrescante filón que pueden encontrar allí y con este popular (y polémico últimamente) actor se abre el camino a otros muchos que le prosiguieron dando como resultado que desde aquellos tiempos hasta la actualidad podríamos relizar una amplia lista de actores y actrices australianos y neozelandeses afincados en Hollywood siendo algunos de ellos de primer nivel: Mel Gibson, Naomi Watts, Nicole Kidman, Hugh Jackman, Cate Blanchett, Eric Bana, Russell Crowe, Heath Ledger, Geoffrey Rush, Hugo Weaving, Sam Neill, Toni Collete, Guy Pearce....


Pero no solo comenzaron a exportar estrellas de los que se ponen delante de las cámaras,sino también directores siendo algunos de ellos de los más premiados internacionalmente. El caso más claro es un cineasta que por cierto es de mis preferidos y que no es otro que Peter Weir, director de buena parte de los grandes éxitos australianos de Mel Gibson en sus inicios y de películas aclamadas por crítica y público ya en su carrera americana como El club de los poetas muertos. George Miller ha ganado premios por Happy Feet y dirigió Mad Max y más recientemente Alex Proyas dirigió la misteriosa El Cuervo, Andrew Dominik se lanzó a hacer las Américas dirigiendo El asesinato de Jesse James tras crear la película de culto Chopper, Baz Luhrmann se ganó a buena parte del público con Moulin Rouge,... y eso centrandonos en Australia pero provenientes de la ahora famosa gracias a cierta trilogía con hobbits y orcos Nueva Zelanda Peter Jackson con El señor de los anillos, Andrew Adamson con Las crónicas de Narnia y Martin Campbell con por ejemplo Casino Royale también están haciendo carrera en Hollywood.




Antes me refería a que en el fondo apenas vemos cine australiano en España, películas reconocidas por el público medio y premiadas pueden contarse con los dedos de las manos y los pies. Algunas han sido olvidadas por el paso del tiempo,otras siguen siendo bastante conocidas y para mi gusto hay un selecto grupo de films que ni han llegado a ser famosas, son deliciosas joyas ocultas para el curioso que quiera descubrirlas y en las que se centrarán buena parte de mis artículos.


En los 70 nace una nueva ola en el cine australiano ,las mejores obras de esta época las firma Peter Weir como Picnic en Hanging Rock y La última ola-que las tengo pendientes-, en el 79 George Miller crea la mitificada Mad Max. A comienzos de los 80 de la asociación Peter Weir-Mel Gibson surgen dos de las realizaciones más afamadas de ambos como son Gallipoli y El año que vivimos peligrosamente (1 oscar), posteriormente llegaría una de las películas australianas más conocidas que es Cocodrilo Dundee, el mayor éxito de una película australiana en taquilla que daría lugar a secuelas para seguir aprovechando el tirón del personaje. Otro taquillazo australiano fue Las Brujas de Eastwick que cuenta con un reparto de lujo. Los comienzos de los 90 nos dejan Romper Stomper donde pudimos descubrir a Russell Crowe haciendo un duro papel, en el año 93 la neozelandesa El Piano se convierte en una revelación con 3 oscar y éxito por todo el mundo, después llegaría la entrañable Babe el cerdito valiente y en 1996 Shine es nominada a 7 Oscar y gusta a la crítica.





El nuevo milenio comienza con La Luna en directo y Chopper aunque hay una película taquillera y conocida por casi todo el mundo que es Moulin Rouge, una película que ha trascendido a la cultura popular y con una BSO que será recordada, hecho este que en el fondo todos los que hacen cine desean,que alguna de sus películas perdure en la memoria del público.Posteriormente exploran hasta en el western con la biografía de un forajido local en Ned Kelly y La Propuesta con Guy Pearce, en el género de la animación consiguen premios con la película de pingüinos Happy Feet. Los mayores éxitos y exportaciones de este cine en los últimos años están siendo con productos de dudosa calidad y pertenecientes al género del terror como Wolf Creek, Man-Thing, Rogue y Ovejas Asesinas (no me explico como pueden estrenarlas en grandes cines en vez de sacarlas al dvd directamente). Mención aparte merece la obra de Peter Jackson antes de su pelotazo en Hollywood que con obras en su Nueva Zelanda natal como Agárrame esos fantasmas, Braindead o Criaturas celestiales obtiene cierta reputación en determinados círculos.




Quisiera concluir diciendo que esto lo hago con la mejor intención posible pero seguramente me deje películas interesantes y por simple desconocimiento no os pueda hablar de más datos, intentaré hacerlo lo mejor que pueda. Os invito a acompañarme en este viaje por el lejano cine del otro lado del mundo.

6 Responses
  1. BUDOKAN Says:

    A mi personalmente me encanta el trabajo de Weir. Un continente que dió mucho en su momento. Saludos!


  2. fire Says:

    y a quien no le apetece ahora un viajecito a oceania por ejemplo?
    un saludo...¡¡¡


  3. Álvaro Says:

    Weir tendrá un artículo para él solito dentro de este especial de Oceanía,se lo merece!! ;)


  4. Hope Says:

    Weir me ganó con Picnic en Hanging Rock;cuando se estrenó Witness,a mi madre le dió por buscar otras películas del director,y encontró esa en VHS.Mira que era pequeña,pero me marcó horrores.¡Qué gran película! A partir de entonces,seguí la carrera de este poeta visual.
    Efectivamente, los hay que no han descubierto el cine de las Antípodas hasta que vino de la mano de Jackson y aún así,aún lo conocen sólo a vista de pájaro.
    EN cuanto a Jakcson,recuerdo la mala leche que me entró cuando leí la mala crítica de Agárrame esos fantasmas, pero bueno, ya se sabe que la crítica y yo pocas veces estamos de acuerdo. ;-)
    Gran idea la tuya de hacer el mes temático,amigo mío.He puesto un enlace a tu post en CPC.
    Un beso ( sólo 1, que estamos en crisis)


  5. ¡Fenomenal y muy trabajado 'post'! Oceanía, toda una fuente de buen cine. ¡Cuánas grandes películas y estupendos cineastas habrán salido de allí!
    Ya que hablan ustedes de Peter Weir, a mí "The Truman Show" me parece una de las mejores películas de nuestro tiempo. Y de Peter Jackson, ni "El Señor de los Anillos" ni "King Kong": ¡sus verdaderas genialidades son "Braindead" y "Bad Taste"!

    ¡Un saludo!


  6. Fantomas Says:

    Completísimo post el que has realizado...
    En lo personal me entusiasma más el cine de Peter Jackson que el de Weir, pese a que el segundo es mejor críticado por los especialistas. En cosa de gustos...

    Saludos.